18 junio 2017

Incisito.

Güeno.
El otro día estuve en un sitio con gente haciendo cosas, ahí, concretando, y hablando de sexo o, mejor dicho, de su escasez cuando tienes niños pequeños en casa y no voy a repetir lo que allí se dijo porque después me trajeron en coche y ahora saben dónde vivo y no es plan de que vengan a partirme las piernas, pero quiero dejar claro que le he estado dando vueltas al tema desde entonces porque, no nos vamos a engañar: jugamos menos al parchís que antes. Pero vaya, tampoco hemos dejado de practicar del todo; no lo llevamos tan mal.
Me preocupan más otras cosas.

Y hoy tenía ya algo a medio escribir y pensaba rematarlo y subirlo y plin y resulta que no puedo porque tengo eso ahí atravesado y me lo tengo que quitar de encima.

Así que ahí va, y me van a perdonar ustedes por esto. O no. 

Te quiero, ZaraJota.
Que no se te olvide, aunque a veces a mí me cueste recordar que estás ahí.
Perdóname si paso días enteros sin mirarte a la cara, semanas enteras en las que solo hablo contigo para decirte que te acuerdes de poner la lavadora o que no encuentro el uniforme de los niños.
No me lo tengas en cuenta si a veces vas a tocarme y me aparto. A veces estoy tan cansada, me duele todo tanto.
Sé que no te hago caso. Sé que no me río como antes. Sé que a veces asiento y no tengo ni idea de lo que me acabas de decir, porque simplemente ahora las voces de otros suenan más alto (a veces, literalmente más alto), que la tuya.

Me digo a mí misma que no tenemos tiempo, pero eso no es exactamente cierto, ¿verdad? Estoy escribiendo justo ahora, sin que nadie me moleste.
Tenemos tiempo. No lo tenemos a la vez. 
Nuestros ciclos han cambiado, y no siempre van al mismo ritmo.
Por eso quería recordarte que te quiero, y por escrito porque, ¿cuándo voy a encontrar el momento de decírtelo a la cara?
Y además, ya ves, quiero que se entere todo el mundo. Por si a ti se te olvida y yo no te lo puedo recordar, que no falte quien te lo diga cuando haga falta.


Pd. Una última cosa:








Esto va a ser del calor. 

11 comentarios:

Genín dijo...

No te preocupes, en cuanto vea a Zarajota, se lo digo todito... :)
Besos y salud

Mi Álter Ego dijo...

Qué bonito... Este ritmo loco a veces nos hace distanciarnos (a veces incluso a los que no tenemos hijos) Besotes!!

Necio Hutopo dijo...

A mi me va a dar una sobredosis de azúcar...

Patricia Tablado dijo...

Idos a un hotel!!!

GarcíaOrive dijo...

Aprovecha el poco tiempo que te queda hasta que Nenachan aprenda a leer para poner mensajes guarretes.
Y me encanta esta proclamación pública de amor

GarcíaOrive dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maribel dijo...

Explicando estas cosas animás mucho a los que no tenemos hijos a lanzarnos... es broma. Yo ya tengo claro por este y mil motivos más, que no voy a tener hijos.

Besos!!!

Nemesiss - dijo...

Sí, hija. Así estamos algunas por aquí también. Los queremos, incluso más que antes, porque ya de querer tanto como se quiere a algunos...

Caracola dijo...

Someday no! Muérdelo ya! Ponle la canción del Rey León cuando Simba se encuentra con Nala. Esta Noche es para Amar...

Beatriz Olmos dijo...

Ay, que se me caia la lagrimita! Animo a los dos que todo pasa!!!

Anónimo dijo...

I feel your pain. Cuando nació el segundo ya estábamos sobre aviso. Nos dijimos: "Chao, cariño, nos vemos dentro de cuatro años".